16 de octubre de 2009

Feria del libro de Alemania

Se inauguro la feria del libro de Frankfurt con un stand de Argentina en el cual servian empanadas fritas.
De un pabellón a otro, se atraviesan carteles como "Forum audiolibros"; "Forum Educación"; "Forum Libros para chicos". La cinta transportadora alivia las caminatas. Más carteles: "Forum Ficción y no Ficción". Y siguen.

En el stand del diario Die Zeit se presenta el famoso periodista Günter Walraff. Está sentado en un banquito, al lado de un presentador. Hay gente en los pasillos, por todas partes. Walraff habla en alemán. ¿Habrá algún tipo de traducción? "Es un escritor alemán", resumen en el stand. Fin de la conversación.

Cerca del stand oficial del país, los editores argentinos se van animando. Por acá anda Miguel Balaguer, el joven editor de la pequeña editorial Bajo la Luna. Tiene un stand de 2 x 2 y está contento. "Trajimos 120 libros, vinimos a darnos a conocer; el stand costó 1.110 euros, equipado. Menos que en la Feria de Buenos Aires".

Del otro lado está Pablo Avelluto, de Random House Mondadori. "Vengo a ver qué encuentro, a mostrar lo mío, a reunirme con gente de otras sucursales de mi editorial".

La feria es enorme, y está tan bien señalizada que no hay cómo perderse. Organizada: "Mirá, una cita cada media hora", dice el agente Guillermo Schavelzon, agente literario, y saca un papelito con una grilla marcada en colores.

"Somos una micro multinacional", cuenta Lidia Riba, de Vergara & Riba. Acá les vendemos a Rusia, a Estonia, a Finlandia. ¿Qué les venden? "Sobre todo libros para regalar, para la familia"

Iraola también trae sus ofertas: espera colocar los libros de Narda Lepes y Gabriel Rolón: "Buscamos países fuera de los de habla española, especialmente europeos. También está comprando Corea". Pero no es sólo vender, también es comprar. ¿Qué busca? "Estoy detrás de un librito de Gloria Vanderbilt medio eroticón", dice Alberto Díaz, de Emecé. "Lo compraría para Argentina Chile y Uruguay".

-¿Pueden pagar bien?

-Ellos hablan en euros y nosotros ofrecemos en pesos -explica Iraola-. Pero a veces funciona.

En el stand argentino se ve una ebullición de editores mostrando libros. Adriana Hidalgo está vendiendo, por ejemplo, "Zama", de Antonio Di Benedetto, a Israel. Y otros títulos a Inglaterra, a Italia, a Estados Unidos. Entre los editores, Leonora Djament trata de venderle a una francesa "La virgen cabeza", la primera novela de Gabriela Cabezón Cámara. También busca derechos con presupuesto acotado: "Entre 500 y 1000 dólares. Para ellos es poco pero a veces es una editorial mediana y les viene bien que les compre otra similar".

No todo es, sin embargo, color de rosa. La crisis pega en Europa y en los Estados Unidos y la feria tiene menos stands que otros años y menos gente por stand. "Donde estamos sentados, en este cafecito, antes había un stand", dice David Cases, de la española Sol 90. El editor señala un cambio en el negocio. Si antes bastaba con vender números modestos de muchos títulos "ahora se están vendiendo muchos ejemplares de pocos títulos. Eso va a cambiar el negocio".

Vuelta por los pasillos. Hay que bajar la escalera mecánica, subirse a la cinta, girar por el pasillo donde venden remeras y luces para colgar de los libros. Casi a la salida un carrito vende panchos. Auténticos frankfurters. El vendedor es marroquí: esto es Europa.

Link: www.buchmesse.de

2 comentarios:

  1. It's funny I can use your blog to practice my spanish! Because I am learning spanish on school ;) I can't read everything (YET!)

    ResponderEliminar

Aqui puedes dejar un comentario!! Gracias por participar !! Ariel